Páginas vistas en total

miércoles, 15 de junio de 2011

El Bastón de Mando Anunnaki.

los primeros reyes humanos sobre la Tierra eran hijos de los gobernantes Anunnaki que se habían apareado con mujeres humanas.

Estos apareamientos daban derechos a los herederos mestizos o medio-humanos o semidioses a ser los primeros monarcas de la Tierra.

Así surgió la idea de conservar la pureza de la sangre de los primeros Dioses. Este hecho motivó el cruce familiar o de “Sangre Azul” para asegurar la continuidad en la pureza de la línea sanguínea de los Anunnaki, considerados Dioses.

Sin Embargo los Reyes podían conceder títulos de nobleza en compensación por favores concedidos a la Corona. Este privilegio era exclusivo de las Casas Reales.

Las hazañas militares o actitudes heroicas, eran compensadas por los Reyes, y estos Títulos también podían transmitirse a sus herederos, y que la adquirirían como nobleza de sangre, o sea por descender de un antepasado glorioso.

La práctica de los cruces entre aristocratas y Nobles, ha persistido a lo largo de la historia y todavía sigue siendo importante aunque a finales del siglo XX ha dejado de ser la línea a seguir. Puede que eso signifique el principio del fin de las casas Reales.

Ser los Reyes o pertenecer a casas Reales y a la Nobleza era sinónimo de privilegios y de cubrirse con un orden social diferenciado y jerárquicamente superior, independientemente de las riquezas que se tuviera y aunque no tuvieses un euro.

Para pertenecer a la nobleza, debía probarse un origen real con documentos o pergaminos con sello real.

Los Nobles eran los poseedores de las Tierras y tenían grandes extensiones, teniendo autoridad sobre los campesinos que trabajaban en ellas en calidad de vasallos, y pudiendo abusar de sus mujeres si era menester, por ejemplo el "Derecho de Pernada".

Los Nobles ocupaban cargos de vital importancia para sus Reyes Soberanos y solían encargarse de asuntos en la Corte, en la iglesia, y en el ejército.

Los Nobles también ocupaban los lugares de honor cuando asistían a las ceremonias religiosas y podían ser enterrados en las iglesias, Ellos Tenían permitido portar espadas y usarlas para su defensa.

Si los Nobles cometían delitos, y estos llegaban a oídos del Rey, Los nobles acusados eran juzgados por tribunales especiales a cargo del mismo Rey.

La propia Biblia hebrea reconoció al Sumo Sacerdote como alguien diferente, con muchos privilegios y que además no debía emparentarse con gente de inferior condición.

La “sangre azul” de los Reyes en la Tierra, fue considerada un premio y un signo de poder de los Antiguos Dioses Anunnaki,

Sin embargo había otro signo de poder que era mas importante y poderoso pero que parece ser que su temido poder se ha perdido en el Tiempo.

El Bastón de Mando Anunnaki era un arma muy sofisticada de defensa personal, por lo que nadie se podía acercar a quien lo tuviese, Esta arma era prácticamente necesaria, y había que llevarla constantemente en la mano.

Podría tratarse de una versión ultra moderna y adelantada, del "Tazer" de los Policías actuales.

En tiempos Posteriores al Diluvio Universal, habían bastantes Bastones de esos circulando en la Tierra y estaban en poder de los Mandos o reyes Anunnaki, eran tiempos de estar de guardia ya que estos reyes Anunnaki fueron impuestos a todas las Tribu de la Tierra.

El Cetro, Báculo o baston de Mando era simplemente una medida de auto protección para que aquellos Reyes impuestos, pudieran defenderse en caso de agresión o de atentado.

Senaquerib, con la ayuda de “el sobrecogedor Fulgor” conquistó Sidón, Tiro, Biblos, Akko, Ashdod, Ascalón,

Salmanasar afirmaba que alcanzó sus victorias gracias a las armas que Nergal, su Dios guía, le había regalado.

Assur, dijo que el Gran Señor.le dio el Cetro o Báculo y que era todo lo que hacía falta para gobernar al pueblo.

La dinastía acadia que comenzara Sargón alcanzó su culminación bajo su nieto Naram-Sin  Las increibles conquistas de Naram-Sin, se debieron a que su dios le había concedido un arma única, el «Arma del Dios».

Saludos para todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario