Páginas vistas en total

miércoles, 18 de abril de 2012

HEARST. ARTE MUDEJAR Y LAS MENTIRAS DE LA GRAN RAMERA



HERST era un millonario americano muy especial, perteneciente a la elite de la Gran Ramera, al que le interesaba poseer todo aquello con raíces Amunnaki, puesto que muy pocas personas conocían de su existencia.


estas imagenes mudejares de un techo, están pintadas sobre los Dioses anunnaki, si sometemos las pinturas a rayos x se aprecian pero Herst era de las pocas personas que lo sabían y  por eso se compró toda la techumbre y se la llevó a su casa.

Hearst jamás había oído la palabra "mudéjar" y de la civilización hispanomusulmana, pero sabía que  dormía bajo una techumbre  Anunnaki, traída desde este palacio de la familia Sánchez Muñoz de Teruel, ciudad que probablemente, HEARST, ni siquiera sabía donde estaba .vv



 Por eso  Viajaba a menudo a Europa (España, Italia, Alemania, Francia, Inglaterra...) para conseguir  aquellos  objetos artísticos con reminiscencias Anunnaki y con el firme propósito de coleccionarlos ya que el creía que le podrían alargar la vida.
 DEBAJO DE ESTAS PINTURAS ESTAN LOS DIOSES ANUNNAKI. IMuchos de los increíbles e inusuales objetos, que compraba Herst, eran guardados en sus almacenes especiales  sin que  llegasen a ser desembalados ni mucho menos expuestos a la vista de nadie... ¡ni de él mismo!.

  Los almacenes del Hearst Castle estaba abarrotados de esculturas, pinturas, objetos de cerámica, orfebrería y un sinfín de obras maestras DE PROCEDENCIA ANUNNAKI de las que el MUY VILLANO SABÍA TODA LA HISTORIA, UNA PRUEBA FIDEDIGNA DE QUE LOS COMPONENTES DE LA GRAN RAMERA SABEN TODO MIENTRAS LOS CIUDADANOS NO SABEN NADA.
 Muchas de sus obras  fueron vendidas tras su muerte en 1951 a distintas colecciones privadas DE  otros MIEMBROS DE LA GRAN RAMERA por  todo el mundo. 


El daño que está haciendo la Gran Ramera con el Vaticano como abanderado a los humanos es tan intenso que solo la vuelta de los Anunnaki podría resolver.
saludos.










No hay comentarios:

Publicar un comentario